------------------------------------------------------------------- Quironautas: Instrumentar o circular, esa es la cuestión

domingo, 3 de junio de 2012

Instrumentar o circular, esa es la cuestión


Cada año, casi siempre por estas fechas, llega la nueva "remesa" de personal eventual.
Ya el año pasado publiqué una entrada a este respecto, pero en esta ocasión me gustaría debatir con vosotros acerca de una decisión que siempre trae polémica en un quirófano.
¿Qué es más importante, circular o instrumentar?
En igualdad de condiciones es evidente que ambas tareas son igual de importantes, pero nos referimos a cuando llega alguien nuevo a un quirófano.
Al principio, casi todo el mundo tiende a que "te laves", porque parece mas sencillo controlar una mesa de metro y medio que controlar el resto del quirófano, donde están las cosas, los aparatos, los registros... ¿pero entonces, cómo curtirse en ambas tareas?

La instrumentación quirúrgica a mi modo de ver está muy poco valorada por el equipo quirúrgico en el que incluyo a las propias enfermeras. En ocasiones se le define como "apurrar pinzas", simplemente atendiendo al orden en que el cirujano las pide.
Sin embargo, la verdadera esencia de la instrumentación por parte de enfermería, es conocer paso a paso la intervención, sus fases, sus alternativas y complicaciones, y ser parte activa del proceso de intervención quirúrgica a la que se está sometiendo el paciente.
Instrumentar eficientemente reduce el tiempo de intervención, proporciona una mayor seguridad del paciente, vela por la integridad del mismo y por tanto reduce el tiempo de anestesia. Son demasiados factores como para que cualquiera lo defina como simplemente entregar pinzas.

La circulación dentro de un quirófano, aunque en muchos hospitales la realiza una auxiliar, creo que es una importante labor de enfermería que no debería delegarse salvo en circunstancias especiales.
Conseguir que el quirófano esté en condiciones óptimas, adelantarse a las necesidades de los que están operando para ganar tiempo, asegurarse de que el paciente esté confortable y protegido, coordinar con celeridad pruebas y registros, que en circunstancias de urgencia son vitales para la resolución de la complicación, etc son tareas que se realizan rutinariamente y que cuando eres un recién llegado puede costarte un triunfo subirte al carro.
Ni que decir tiene que cuando el paciente se complica, la maestría de una buena circulante y anestesista son cruciales.

¿Por donde empezar pues?
Cuando nos formamos en las especialidades (en Asturias se llaman perfiles de enfermería, como en otras comunidades) en el perfil de quirófano tienden habitualmente a que "te laves", primero con la enfermera veterana y luego, a poco que te vean espabilada te pasas las mañanas estéril las siete horas instrumentando.
A las enfermeras que empiezan con ilusión en un quirófano les encanta instrumentar, es como lo "guay", lo que hace que estén en el meollo de lo que está pasando, y en ocasiones, a las enfermeras veteranas les quitan de estar de pie tantas horas seguidas.
Viciamos por tanto el concepto de la circulación, como lo "aburrido" o lo "menos importante".

Así cuando empezamos a trabajar en quirófano, preferimos irnos a instrumentar lo que sabemos, o a aprender aquellas intervenciones que no conocemos.
Pero no nos damos cuenta de que el material quirúrgico y las intervenciones son la parte troncal de casi todos los quirófano, poco difieren de unos a otros, lo que verdaderamente cambia son los almacenes, las máquinas, los registros, las mesas quirúrgicas, los soportes...

Por mi parte, aunque haya metido la pata en mas de una ocasión, dejando que las novatas se laven al principio, creo que debo en lo sucesivo primar que aprendan a circular con diligencia antes que a instrumentar. Ya que las técnicas se pueden estudiar y consultar en cualquier momento, pero la eficiencia de la circulación solo se aprende con la experiencia.

¿Y tu... qué opinas?