------------------------------------------------------------------- Quironautas: Zapatero a tus zapatos

domingo, 15 de enero de 2012

Zapatero a tus zapatos


Os extrañará el título de este post, la verdad que hace ya casi un mes que me he tomado unas vacaciones blogueras, la verdad, muy necesarias por otra parte, para aclarar mi mente y enfrentarme al nuevo año con las pilas cargadas.

La idea no era precisamente empezar el primer post del año hablando de un tema tan áspero, pero las circunstancias de esta semana se nos han dado así, y creo que es un tema lo suficientemente interesante como para compartirlo con todos vosotros.

Pues bien, el tema que nos acontece es la "charla" que he mantenido con un compañero del equipo A acerca de en donde nos tenemos que meter, a su criterio, las enfermeras.

El caso acontece hace unos días, donde, durante el transcurso de una intervención, una enfermera manifestó su opinión y criterio profesional sobre cómo se estaba realizando la cirugía en cuestión, opinión por otra parte que, aun callando, compartían el resto de profesionales que estaban en ese momento en el quirófano.

Omitiré las circunstancias mas relevantes del caso, por aquello de anonimizar la situación, pero el tema que me levantó ampollas, fue la insinuación del compañero del equipo A, días después, de que las enfermeras nos debíamos meter en nuestros asuntos.

Mi contestación, como no podía ser otra, fue breve, concisa y mas que cierta, "esos son nuestros asuntos".
La integridad del paciente es nuestro asunto, preocupación, trabajo y objetivo desde que el paciente entra por la puerta del quirófano hasta que la abandona para ir a otra unidad, todo lo que hacemos está orientado a velar por nuestros pacientes, y si (pongamos) de pronto a un cirujano se le va la cordura y decide hacer una burrada en una intervención lo lógico es que saltemos como agua en aceite.

Me dio mucha lástima escuchar de boca de un compañero (del equipo A) insinuarme que debíamos oir, ver y callar, pero lo que mas lástima me dio, fue enterarme de que ese mismo comentario ya lo habían oído antes de labios de una enfermera del centro.

¿Qué nos pasa? ¿todavía a estas alturas tenemos que ser Asistentes Técnicos Sanitarios a la vieja usanza?, ¿tenemos que temer las represalias de un médico por llevarle la contraria? ¿no somos independientes, profesionales y "mayorcitos" para tener criterio en nuestro trabajo?

No quiero perder ni un segundo mas de mi tiempo en gente tan retrógrada y antígua que piensa que en un hospital cada categoría profesional  es como un equipo de una liguilla de fútbol en un todos contra todos donde parece que lo único importante es que uno quede por encima de los demás, o que cada categoría se levanta por las mañanas con la esperanza de poder jorobar el día al resto.

Me quedo con los muchos compañeros que aplaudieron el coraje de la enfermera que en un momento determinado alzó la voz para decir que el emperador estaba desnudo, y con los que cada día comparten su trabajo en equipo y donde todos somos conscientes de la importancia de todos los profesionales y de la necesidad de cada uno de ellos.

Me quedo con la foto que mi equipo enviamos al congreso de enfermería quirúrgica, foto que me enorgullece y que me encanta ver cada mañana cuando entro en la salita de estar de nuestro quirófano... por mas que a uno le escueza:

Y si, las manos son las nuestras, las de los profesionales que componemos este equipo.