------------------------------------------------------------------- Quironautas: Sí, Nos pagan por PENSAR

viernes, 27 de febrero de 2015

Sí, Nos pagan por PENSAR



 INTRODUCCIÓN
Carmen Ferrer, enfermera y gerente del hospital de Guadarrama en Madrid, nos expone en esta conferencia un tema interesante: La importancia de la formación para las organizaciones y si realmente se puede considerar una inversión de la que se obtenga un beneficio. La respuesta es contundente: Por supuesto que sí.

FORMACIÓN COMO INVERSIÓN
Durante la conferencia nos recuerda en varias ocasiones la relevancia de formar a los trabajadores bajo el prisma del beneficio para la institución. Afirma que trabajadores mejor formados, darán, como parece lógico, mejores cuidados.
Pero, ¿están las organizaciones actualmente pendientes de que sus trabajadores se formen adecuadamente? Esta es una pregunta que nos podemos plantear desde el punto de vista del trabajador. Si trabajamos a turnos y conciliamos como podemos la vida familiar y laboral… ¿queda espacio para formarnos a un coste sostenible?

Actualmente, en el servicio de salud en el que me desenvuelvo el tiempo de formación es de "por lo menos un curso de formación cada tres años"(1) siempre que sea del propio sistema de salud (en el SESPA el IAAP) y un máximo de "40 horas por año"(1) si la formación es ajena, pero relacionada con la salud, repartidas también en un trienio.  ¿Es suficiente esta formación?, ¿Se está permitiendo a los trabajadores formarse para obtener mejores resultados en su práctica diaria? Me atrevería a decir que no


En el proceso de baremación de los enfermeros en el Servicio de Salud del Principado de Asturias se da bastante importancia a la formación del demandante de empleo y a la del opositor.


Pero si hacemos un sencillo cálculo matemático que cualquier demandante lleva grabado a fuego, obtiene que por cada año solo puede puntuar por 583 horas de formación(2), de las cuales, tri-anualmente su servicio de salud cubrirá solo 40, es decir solo un 2,28% de la formación que luego se premia en un proceso de selección de empleo, y eso, condicionado a que trabaje el año completo.
Bien es cierto que en ese porcentaje no se incluye la formación específica del sistema sanitario de salud (al menos en SESPA) ya que no resta de esas 40 horas de formación, sin embargo, con un curso cada tres años, y por mucha formación estratégica que los centros realicen es bastante evidente que se queda corto para quienes deseen ampliar sus conocimientos. Existe una discrepancia muy amplia entre la formación ofrecida al trabajador y la valorada luego por la organización.
Entonces ¿verdaderamente estamos permitiendo y fomentando en las organizaciones que los trabajadores se formen, investiguen y piensen? Lamento volver a responderme con una negativa.

HACER O REGISTRAR, ESE ES EL DILEMA
Carmen Ferrer nos recuerda también que existen tres aspectos importantes en el cuidados de los pacientes y la formación del personal, por un lado los profesionales deben cumplir su misión, el trabajo de base para el que son contratados y el cuidado por el que el usuario confía en el profesional. Para ello es fundamental la formación continuada: Un profesional bien formado es garantía de cuidados adecuados.
Por otro lado es básico el registro de toda esa actividad, no solo "hacer" sino también "registrar" para saber qué y cómo lo estamos haciendo. Expone la importancia de una HCE integrada, por y para el paciente, no para cada uno de los profesionales que en ella escriben, que sea accesible para todas las categorías, sin compartimentar la información en función del usuario que la maneje, no pueden existir registros de enfermería por un lado, y registros médicos por otro, todo debe estar perfectamente comunicado. Del mismo modo que el paciente es un todo, su historia clínica también debe serlo.
Y por último hace hincapié en que la HCE es la herramienta básica para la investigación, es el lugar donde buscar y obtener respuestas, de ahí que sea tan importante registrar todo lo que hacemos y sobre todo "como" lo hacemos. Por poner un ejemplo: de nada sirve tener un registro que diga "hecha cura de talón" si no tenemos reflejado exactamente qué tipo de cura, con qué apósito o medios. Un buen registro, permitirá que aquellos que se pregunten cómo hacer las cosas mejor, puedan investigar si los apósitos que se emplean (por seguir con el ejemplo) son los adecuados para ese tipo de cura, y de no serlo, buscar las causas y corregirlo.
Bien es cierto que es trabajo de las direcciones y los mandos intermedios inculcar la cultura del registro, aportar valor a esa entrada de datos explicando a los trabajadores las implicaciones que tiene. Una buena comunicación entre la dirección y los trabajadores, permite alinear a todo el equipo hacia una meta común, compartiendo la importancia que tiene posteriormente el realizar un registro adecuado de todo lo que se realiza.

INVESTIGACIÓN Y EVIDENCIA
Las organizaciones que no se cuestionan ni se hacen preguntas, no avanzan y la razón, nos explica la conferenciante, es porque aquellas organizaciones que se cuestionan y preguntan GANAN. Ganan en seguridad, ya que evitan cometer errores del pasado al cuestionarse el cómo, y ganan en eficiencia, ya que cuestionándose ¿porqué? se encuentran alternativas a los métodos actuales, que sean mejores y mas eficientes.
La evidencia nos aporta valor, nos indica el camino a seguir para obtener un resultado, a sabiendas de que no vamos a perder tiempo, esfuerzo ni recursos extras para obtenerlo, es como un mapa optimizado para ir de A hasta B.
La investigación no debe parecer un impedimento en las organizaciones sino mas bien una ayuda a bajo coste que los trabajadores aportan para el bien común.
También es cierto, que como comenta ella misma (gerente de un hospital), las direcciones son "duras de oído" y les cuesta mucho aceptar a la primera de cambio, por mucha evidencia que se presente, cambios en la metodología de trabajo, sobre todo, añado yo, si el inicio del cambio supone un coste económico no planeado.

CONCLUSIONES
Como conclusión final Carmen Ferrer nos deja una frase que es la que inspira el título de este resumen "Necesitamos permitir a los trabajadores PENSAR".
(3)
Son los profesionales sanitarios que están a pie de cama, los que ven la evolución de los pacientes, los que aplican los métodos consensuados (o no) de los centros y son por tanto los que se "paran a pensar" porqué sirven o no esos métodos y si existen alternativas que mejoren la calidad de atención de los pacientes o incluso la de los propios profesionales.
(4)


La formación y por extensión la investigación y aplicación de la evidencia científica, es el único camino a seguir para lograr un sistema sanitario eficiente y eficaz. Todos y cada uno de los que componemos ese sistema nos hacemos preguntas cada día sobre la práctica clínica que desarrollamos, e incluso, unos pocos logran preguntarse si de otro modo, se pueden hacer las cosas mejor. Permitir por tanto ese espacio para pensar, para formarse y para adquirir nuevas competencias, es labor de las organizaciones y de sus directivos, que lograrán una gestión eficiente siguiendo ese camino.
Yo misma repito muchas veces una máxima en mi organización:
"Si queremos ahorrar, primero debemos invertir"

BILIOGRAFÍA
1.   http://www.asturias.es/bopa. BOPA núm. 217 de 18-ix-2013 [Internet]. 2013. Available from: http://www.sicepa.es/documentos/pactos_legislacion/Reglamento%20de%20Jornada,%20horario,%20vacaciones%20y%20permisos..pdf
2.   Boletin Oficial del Principado de Asturias. BOPA núm. 151 de 1-VII-2014 [Internet]. 2014. Available from: https://sede.asturias.es/bopa/2014/07/01/2014-11447.pdf
3.   Enfermeros de La Fe diseñan un nuevo sistema para inyectar quimioterapia - Levante-EMV [Internet]. [cited 2015 Feb 16]. Available from: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2015/01/07/enfermeros-fe-disenan-nuevo-sistema/1209100.html
4.   CODEM. Inventada por un enfermero, la válvula anti-desecho de sangre [Internet]. Available from: http://www.codem.es/Canales/Ficha.aspx?IdMenu=c56efd9c-383b-4591-b7e0-26d9677a6de5&Cod=a260fc38-597e-4a2b-804d-610adc0da887